Inicio Badajoz Museo del Carnaval

Museo del Carnaval

253
0
Museo-carnaval-badajoz

Cuando se piensa en Carnaval la mente suele viajar hasta lugares como Venecia o Río de Janeiro a nivel internacional, o Cádiz o Santa Cruz de Tenerife a nivel nacional. Sin embargo, lo cierto es que el Carnaval no brilla solo en estas ciudades, y existen otras, como Badajoz, donde las calles también se llenan de color y fiesta durante esas fechas. Murgas, comparsas, disfraces, coreografías, maquillajes…y sobre todo mucha creatividad y mucho ingenio, es lo que predomina en esta ciudad extremeña durante estas fiestas y donde habitualmente reina la alegría y el sentido del humor.

Se trata además de un Carnaval de larga tradición, pues un famoso cronista de Badajoz del siglo XVIII llamado Leonardo Hernández Tolosa (1723-1785) ya lo atestiguó en sus escritos. En el siglo XIX, según diarios de la cuidad, ya existían al menos 15 estudiantinas que desfilaban por las calles con sus músicas e instrumentos en un Carnaval muy tradicional y popular entre muchas familias pacenses, que solo dejó de celebrarse durante la dictadura franquista (momento en que los carnavales fueron prohibidos por considerarse paganos).

Orígenes y sentido del Museo del Carnaval de Badajoz

El Carnaval forma parte de la idiosincrasia de muchos pueblos y de sus gentes, y eso es algo que se nota especialmente en Badajoz. De hecho, es uno de los pocos lugares donde esa magia sucedida tradicionalmente entre los meses de Febrero y Marzo, y que da origen a la Cuaresma, ha tomado forma en un maravilloso museo. Y no es para menos, pues aunque el Carnaval de Badajoz sea menos conocido que el de otras zonas de España, lo cierto es que es una fiesta multitudinaria llena de color y de trajes espectaculares que culminan en un desfile en el que suelen participar más de 7.000 personas y 50 comparsas diferentes y en el que predomina también el sonido de la percusión. En este magnífico desfile se opta también a premios como en otros certámenes, como ocurre en los concursos de agrupaciones y coplas de Cádiz o en el de Rondallas o Reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife.

En dicho museo podemos encontrar expuestos magníficos disfraces ganadores de diferentes ediciones, así como la forma en que se han diseñado desde tiempos casi inmemoriales estos trajes o las máscaras también típicas de los desfiles carnavalescos en sucesivas épocas. Se trata de originalísimos diseños que pueden tardar meses en confeccionarse y cuya tradición se traslada de una generación a otra. Destacan también espacios para descubrir lo que son las murgas, las comparsas o la “Tamborada”, un impresionante espectáculo que se suele celebrar de manera anual en la Institución Ferial de Badajoz o IFEBA y cuyo protagonista, como no podía ser de otra forma, es el tambor.

CARNAVAL BADAJOZ

 

El museo también tiene zonas dedicadas espacialmente a sombreros y tocados originales o a la tradicional “Quema de Marimanta” que da inicio de manera oficial al carnaval de Badajoz en la llamada fiesta de Las Candelas de Santa Marina. El Marimanta es un muñeco que se elabora por la Asociación de vecinos de Santa Marina y que simboliza lo malo sucedido y que se ha de limpiar (quemar). Los niños tienen un papel importante también en esta celebración, pues se encargan de escribir mensajes positivos o deseos que son depositados en los bolsillos del Marimanta para que se cumplan durante el año. Una popular fiesta declarada de “interés nacional” (junto con el resto del Carnaval de Badajoz) que se reivindica también como un bonito acto en contra de la violencia y en favor de la esperanza, y que culmina con una degustación popular de hornazo, un alimento muy típico de diferentes zonas de España y que gusta de ser disfrutado en compañía de familiares y amigos, así como en fiestas populares.

Pero la verdadera esencia del Carnaval se encuentra en la calle, y es allí donde se dan cita los bailes, los desfiles al ritmo de la música y de los tambores, las risas, la participación de grandes y pequeños, y por supuesto mucho humor, en unos días que no tienen nada que envidiar a otros carnavales más populares y de los que merece mucho la pena disfrutar. ¡Y es que es una de las fiestas más importantes de esta ciudad!

¿Te la vas a perder?